jueves, 20 de julio de 2017

Helado de naranja con mermelada casera


 Helado de naranja con mermelada casera

Ingredientes:

  • 1 tarro de mermelada casera de naranjas naturales.
  • 1 litro de leche (puede ser desnatada).

Preparación:

En primer lugar metemos la leche y la mermelada en el congelador durante unos 15 minutos aproximadamente. Es mejor que ambos ingredientes estén bien fríos antes de la elaboración del helado, ya que así facilitamos todo el proceso.
A continuación añadimos la mermelada en una vaso apto para batidora, y seguidamente vertemos la leche.
Batimos durante un par de minutos.
Una vez bien batido, vertemos el contenido en una recipiente apropiado y lo metemos en el congelador. Para evitar que el helado cristalice, deberemos removerlo cada media hora durante 3 ó 4 horas, ya que así iremos rompiendo los cristales de hielo que se puedan formar.
Esperar al menos transcurridas las 4 horas en el congelador.
 Fuente

Share |

martes, 18 de julio de 2017

Mazorca de maiz

Mazorca de maiz

Ingredientes:
  • Una mazorca de maíz
  • Mantequilla
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:
Limpiamos la mazorca de hojas y barbas, envolvemos con papeñ de aluminio dejando un poco abierta para que respire, la ponemos en el horno aproximadamente unos 30 minutos a 200ºC, pasado ese tiempo le quito el aluminio de encima para que se doren un poco los granos. Un poco antes de retirarla preparamos el baño que le vamos a dar. partimos una cucharada de mantequilla en trozos., añadimos la sal y pimienta, derretimos en el microondas, y lo ponemos por encima al maiz dejandolo en el horno 5 minutos más. y a comer pinchandola con dos tenedores por los lados.
Via. Canela y limón
..

domingo, 16 de julio de 2017

Wahe Guru Wahe Jio -Snatam Kaur


 Wahe Guru Wahe Jio Snatam Kaur

Wha-hay guroo wha-hay guroo
wha-hay guroo wha-hay jeeo
Language: Gurmukhi
Share |

sábado, 15 de julio de 2017

Pickles

Los pickles o encurtidos de verduras tienen un alto valor nutritivo y son muy fáciles de preparar en casa. Se obtienen por un proceso de lacto fermentación que puede lograrse de diferentes maneras. Aunque de sabor ácido son muy digeribles al no modificar el equilibrio ácido del estomago convirtiéndose en materiales alcalinos para el organismo. Especialmente recomendables para acompañar a los platos con carne y a los cereales, ya que equilibra su factor de acidez en la digestión. En general mejoran la función del hígado y el sistema digestivo, aportando microorganismos probióticos que regeneran la flora microbiana amiga intestinal.

Encurtidos fermentados

Se elaboran mediante la fermentación del azúcar de los vegetales. El proceso se inicia ante una determinada concentración de sal (10%), que debe mantenerse constante. La elaboración de estos encurtidos tarda entre uno y dos meses, dependiendo de la temperatura a la que se realice. En este grupo se encuentran los pepinillos, las aceitunas y el col (fermentada). Mediante este proceso la hortaliza no sólo se acidifica por la producción de ácido láctico sino que, además, se forman otros productos tales como ácido acético, alcohol, ésteres y aldehídos que confieren al producto características especiales de textura, sabor y color.

Encurtidos no fermentados

Se elaboran mediante la adición directa de vinagre sobre las hortalizas previamente acondicionadas, algunas de ellas sometidas al blanqueado o escaldado (tratamiento térmico en agua en ebullición). El proceso de elaboración de estos productos es sencillo y rápido y, además, se puede aplicar a toda clase de hortalizas.

Encurtidos en vinagre caliente y envasados en aceite

La elaboración casera de pickles no sólo contribuye a tener en la mesa un atractivo y colorido producto para acompañar un sinnúmero de menús con todos los sabores y olores de la huerta de primavera-verano. Además, registra un enorme potencial como microemprendimiento por el alto interés que despierta lo artesanal o las "recetas de la abuela".

Tiene grandes fortalezas. Se pueden conservar todas las hortalizas, posean o no la acidez necesaria para evitar la más peligrosa de las alteraciones, el botulismo. Las opciones son múltiples: en los pickles, por ejemplo, puede envasar cebollitas o varias especies conformando un ramillete de gustos, entre ellas: apio, cebollitas, hinojo, berenjenas, coliflor, zanahoria, pepino, pimiento, ají, brócoli, tomate, etc.

Pickles rápidos: Las verduras más adecuadas para este tipo de pickles son: nabo, zanahoria, repollo, rábano y berenjena. Se debe picar muy fino el repollo, añadir un poco de sal y prensar con la mano (con movimientos redondos y rápidos para que salga el agua). Dejar reposar ½ hora y repetir el proceso cada ½ hora durante un mínimo de 2 horas. Realizar la misma operación con las otras verduras que se vayan a utilizar. Las verduras se prensan por separado para que no se mezclen los sabores.

Pickles con agua: Se necesita un frasco con cierre hermético (mejor si es de cristal), sal, agua y verduras. Se han de introducir las verduras cortadas en una solución de agua y sal (aproximadamente una cucharada de sal por cada taza de agua). Las verduras deben quedar bien cubiertas por el agua. Tapar el frasco y dejar reposar un mínimo de 15 días. El tiempo de conservación de estos pickles es variable: con 2 cucharadas de sal por cada taza de agua pueden durar entre 14 y 15 meses en buen estado si el frasco no se abre. Se puede añadir al agua hierbas aromáticas, nuez moscada o granos de pimienta.

Pickles preparados con sal: Fermentar las verduras crudas o ligeramente cocidas con sal (a mayor cantidad de sal, mayor tiempo de conservación).

Pickles conservados con vinagre: Las verduras más adecuadas para esta preparación son: pepino, cebollitas francesas, rabanitos, coliflor y zanahoria. Se han de colocar las verduras enteras o en trozos en un frasco de cristal, añadir una cucharadita de sal, cubrir con vinagre y tapar de manera que quede herméticamente cerrado. Transcurridos unos 15 días, ya están listos. Además del vinagre se puede añadir hierbas aromáticas, pimienta y cáscara de limón.

Fuente: Programa Calidad de los Alimentos Argentinos/ SAGPyA

viernes, 14 de julio de 2017

Yogur de anacardos


Yogur de anacardos

Raciones: 6-8
Ingredientes
  • 2 y ⅔ tazas anacardos crudos y sin sal (400 g)
  • 1 y ½ tazas de agua (375 ml)
  • 4 cucharadas de zumo de limón
  • ¼ cucharadita de sal
  • 3 cápsulas de probióticos
Instrucciones
  1. Deja los anacardos en remojo la noche anterior.
  2. Al día siguiente cuélalos, lávalos y échalos en una batidora con el resto de ingredientes (salvo los probióticos). Bate hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Vierte el yogur en un bol, echa el contenido de 3 cápsulas de probióticos (deshecha el envase, echa sólo los polvitos que traen dentro) y remueve bien.
  4. Tapa con una gasa o paño y deja reposar al menos 12 horas en un lugar oscuro y seco. Pasado ese tiempo puedes tomar tu yogur del tiempo o meterlo un rato en la nevera para que esté fresquito y más rico.
Nota: Se prepara en menos de 10 minutos y luego sólo tenemos que dejarlo reposar para que fermente.
Visto

Share |